Balance Cero

En el ámbito del autoconsumo, se habla de balance cero (o balance neto cero) cuando la energía que se produce y no se consume, se vende a la red al mismo precio de compra.

Por ejemplo: En el caso de una casa unifamiliar con apoyo de energía solar fotovoltaica, la producción de energía eléctrica queda limitada a las horas de sol, mientras que en la casa se ​​consume durante todo el día. Entonces, se dimensiona la instalación solar en función del consumo medio, de modo que al final del mes, se haya producido y vendido aproximadamente la misma energía que se ha demandado a la red, consiguiendo de esta manera el balance cero.
Hay infinidad de sistemas para llevar a cabo este balance, pero básicamente es esa la idea. En el Estado Español todavía no es posible debido a la falta de regulación y normativa por parte del gobierno, pero en los países más avanzados de Europa ya es una realidad.