Energía solar térmica

La energía que nos llega del sol, básicamente, es lumínica y calorífica. Las instalaciones solares térmicas aprovechan la energía calorífica que nos entrega el sol (gratuita) para calentar agua.

Tanto para las hogar unifamiliares como las comunidades vecinales, la energía solar térmica se utiliza para calentar el agua de consumo humano: ACS (agua caliente sanitaria).

Las placas, instaladas en la azotea donde reciben la radiación solar, calientan un circuito de líquido anticongelante que transporta el calor recibido a unos depósitos (acumuladores) donde pre-calienta el agua que se utilizará para ACS.
Cuando el consumidor abre el grifo de la ACS, el sistema convencional de calentar el agua (calentador, caldera, calentador eléctrico ...) entrega el agua demandada, usando la del acumulador que contiene agua ya calentada previamente por las placas solares, lo que hace que haya un ahorro muy importante de energía.
Energía solar térmica 2
Energía solar térmica 3
Energía solar térmica 4
Energía solar térmica